Como cuidar la seda

31/01/2012

Debe lavarse a mano, con detergente o jabón neutro y en agra fria, sin frotar ni retorcer, es decir sin forzar el lavado; por ello es conveniente no permitir que las pendas se ensucien mucho, con el fin de limpiarlas siempre con un lavado ligero; en ello esta la vida de la prenda.

No utilizar lejias.

Cuando la prenda esté todavía ligeramente húmeda, plancharla con precaución, sin ejercer mucha presión ni tiempos prolongados y siempre con la temperatura para seda que indique la plancha.

Se puede limpiar en seco con cualquier disolvente, pero con precaución.